top of page

5 de las casas con las decoraciones navideñas más excéntricas y costosas de Estados Unidos

Algunos estadounidenses se vuelcan en las decoraciones navideñas, invirtiendo miles de dólares en luces, adornos y mucho más.

A lo largo de los años, se han gastado una cantidad asombrosa.

Figuras talladas a mano, gigantescas pantallas LED y luces parpadeantes: estas son las señas de identidad de los decoradores navideños extremos de Estados Unidos.

Estos fanáticos de la decoración festiva dicen que los miles de dólares -y horas de trabajo- invertidos merecen la pena.

Mike Bagwell, 52 años: US$130.000

Si desea visitar el despliegue de luces de varios metros de Mike Bagwell en Springfield, Misuri, es mejor que llegues con el tanque de gasolina lleno. A medida que se acerca la Navidad, es posible que te encuentres una fila de una hora o más de autos con espectadores que desean ver el espectáculo que Bagwell lleva organizando desde 2002.

Bagwell, ingeniero de control de una multinacional alimentaria, calcula que ha gastado US$130.000 en decoración navideña a lo largo de los años, y eso incluye un montón de luces.

La pantalla principal tiene unas 30.000 bombillas estándar y 80.000 píxeles –bombillas con tres luces LED individuales dentro–, lo que hace un total de 270.000 bombillas. El presupuesto anual para reparaciones y mejoras oscila entre US$3.000 y US$5.000, mientras que la factura media de electricidad de las dos casas ronda los US$500 en diciembre.

"Siempre hay cosas que se rompen y se reparan (...) Cuando puedes construir algo y hacer que la comunidad se una, cuando ves las risas y la alegría, hace que todo merezca la pena", dice Bagwell.

Melissa Bessler, 39 años: US$51.000

Melissa Bessler dirige durante un mes las operaciones de decoración de la casa de Tinley Park, Illinois, que comparte con sus padres y sus dos hijos. "Es algo familiar", dice Bessler. "Empezamos el día después de Halloween y todos nos ponemos manos a la obra".

Bessler instala las decoraciones con sus padres, hermanos adultos y suegros, además de una pandilla de sobrinos. Cuando el equipo termina, la exposición consta de unas 15.000 luces y 150 moldes de plástico soplado, así como decoraciones de exterior de mediados de siglo XX que pueden alcanzar precios de cientos de dólares en mercadillo. Lo más notable son las casi 400 figuritas, hechas a mano por el padre de



Bessler, Rick Esposito, carpintero jubilado de 70 años.

Para mantener la tradición, Bessler y sus padres tienen que ser creativos con la financiación. En un año normal gastan unos US$1.500, cifra que incluye la factura de la luz (unos US$300 en diciembre) y las reparaciones de los adornos, incluido un tren antiguo que se ha convertido en uno de los favoritos de los aficionados. "Reparar el tren sólo este año ha costado unos US$600", dice Esposito.

La madre de Bessler, Cindy Esposito, dice que la tradición merece la pena. "No ponemos un tope o una cantidad en dólares, sólo sabemos que va a llegar", dice. "Mis hijos tienen entre 37 y 45 años, y sus amigos llevan viniendo aquí toda la vida. Ahora traen a sus hijos –la siguiente generación–, lo cual es muy agradable".

John Maynard, 65 años: US$10.000

John Maynard le pidió a su hija Lucy que le ayudara con las luces navideñas cuando tenía 6 años. Ahora, a sus 33, la exhibición de luces de Maynard se ha convertido en una tradición en su casa de Chattanooga, Tennessee.

"Tenemos unas 150 figuras luminosas", dice Maynard. "Hileras de bastones de caramelo, unas 25, y un campo de ciervos iluminados".

A diferencia de otros decoradores navideños extremos, Maynard evita los inflables y otros adornos llamativos. Prefiere centrarse en las luces, que, según dice, no suelen tener un impacto excesivo en su factura de la luz.

"En 25 años, hemos gastado US$300 o US$400 al año", dice Maynard. "Así que tal vez serían unos US$10.000 durante todos estos años".

A Maynard y su hija les toma al menos una semana armar la exhibición. La tradición lleva 27 años desarrollándose y llegó para quedarse.

Dominic Kowalczyk, 40 años: US$200.000

Los residentes del área de Chicago tal vez reconozcan a Dominic Kowalczyk por su aparición en 2013 en The Great Christmas Light Fight, un programa estadounidense en el que destacados decoradores navideños compiten por un premio en efectivo. Diez años después, la exhibición navideña de Kowalczyk es más grande que nunca.

También ubicada en Tinley Park, Illinois, la casa de Kowalczyk es conocida como TP Christmas House. Su exhibición presenta la asombrosa cantidad de 300.000 luces, 400 figuras navideñas y, como novedad este año, una pantalla LED de 17 pies con clips de películas navideñas clásicas, combinados con imágenes de drones de las decoraciones..

El contratista de 40 años comenzó a construir su extravagante exhibición en 1996. Desde entonces, ha reunido un pequeño ejército (alrededor de 80 amigos y familiares) para erigir la exhibición cada año.

En total, Kowalczyk ha gastado aproximadamente US$200.000 en decoraciones, reparaciones e incluso en la mejora del sistema eléctrico de su hogar. (Por lo general, espera una factura de electricidad de US$600 para diciembre).

Gary Garabedian, 59 años: US$4 millones

Los cascanueces y los renos pueden ser suficientes para algunos, pero para Gary Garabedian y su hermana Linda, la alegría navideña significa organizar 200 maniquíes bien vestidos en una serie de elaborados cuadros.

La casa Garabedian, conocida coloquialmente como la Casa de Navidad del Bronx, es una tradición navideña para multitudes de neoyorquinos, que viajan al distrito para ver la magia vanguardista de la casa.

"Mi madre, Nelly, lo inició en 1973", dice Garabedian, señalando que un evento familiar privado provocó el estallido original de alegría navideña de su madre. "Fue realmente como un milagro", dice. "Y sucedió en Nochebuena".

Desde 1973 hasta 2019, la casa fue conocida por sus exhibiciones extravagantes, en gran parte hechas a mano por Gary y Linda, de 64 años, quienes tienen un negocio de vestidos de novia de alta costura hechos a mano.

Pero entre los protocolos de seguridad del covid-19 y la recuperación en curso de los hermanos de un grave accidente automovilístico, la decoración ha estado prácticamente a oscuras durante cuatro años.

Pero los garabedianos esperan devolverle a la casa su antigua gloria en 2024 y están desembolsando dinero para hacerlo mejor que nunca. "Tenemos algo importante que va a dejar boquiabiertos a la gente", afirma Garabedian. "Invertimos mucho dinero en esta pieza: unos US$280.000 sólo por una sola pieza. No es sólo un elemento; es una escena".

La decoración completa es asombrosa, incluso sin el nuevo equipo. "No puedo ponerle precio porque hacemos [las decoraciones]. Invertimos mucho dinero en ello", dice Garabedian. "El departamento de policía lo valoró en US$4 millones en 1993. No sé cuánto vale eso ahora"

1 visualización0 comentarios
bottom of page