top of page

5 de los mejores países para vivir, según los extranjeros (y 2 están en América Latina)


El primer puesto de la lista de este año es para México, que ha estado entre los cinco primeros desde 2014.


Navegar por los matices de una nueva cultura, buscar los lugares favoritos de los lugareños o hacer nuevos amigos: vivir en el extranjero conlleva tanto alegrías como retos. Pero dependiendo del estilo de vida que se busque, algunos lugares hacen la vida del expatriado más fácil que otros.


Internations, una de las mayores redes de expatriados del mundo, ha elaborado su informe anual Expat Insider, que clasifica los mejores países en función de evaluaciones de 56 aspectos, como el coste de la vida, la vivienda y la disponibilidad de Internet de alta velocidad.


Más de 12.000 expatriados de 171 nacionalidades y residentes en 172 países o territorios respondieron a un cuestionario, que dio como resultado una ecléctica y a veces sorprendente lista que abarca todo el planeta.


Hablamos con residentes de algunos de los países mejor clasificados para saber qué aspectos de la vida ayudan a los expatriados a sentirse como en casa y les permiten construir una nueva vida allí.



México



México goza de todos los paisajes, la calidez y el servicio de su gente.


El país ocupa el primer puesto en el índice de facilidad para conseguir alojamiento y en la subcategoría de amabilidad local, lo que también se traduce en puntuaciones altas a la hora de encontrar nuevos amigos.



De hecho, 75% de los expatriados entrevistados afirmó que era fácil hacer amigos locales en el país, frente a sólo 43% a escala mundial.


"Son de las personas más amistosas que he conocido", aseguró el holandés Aemilius Dost, que vive en México desde hace año y medio y escribe en su blog sobre la experiencia. "Disfruto mucho de las interacciones que tengo cuando compro fruta y verdura fresca en el mercado local. La sencillez del estilo de vida es fácil de adoptar".


Puede resultar difícil navegar por la burocracia mexicana, pero es fácil conservar el visado de residencia si se cumplen los requisitos. No es necesario haber permanecido en el país durante un periodo determinado para mantener el visado.



Aunque el inglés se habla en las zonas más turísticas, a los expatriados les resultará más fácil aprender español antes de llegar. Incluso si no se es un experto en el momento de la mudanza, un poco de práctica puede ayudar mucho: "Poco a poco, su conocimiento del español empezará a crecer", dice Julien Casanova, fundador de Oaxaca Travel Tips, que lleva cinco años viviendo en México y es originario de EE UU.



Los expatriados también expresan un profundo aprecio por la cultura y la historia de México, lo que se refleja en su máxima puntuación en la subcategoría "cultura y acogida".


"La estrecha relación con la familia y la tradición está presente en toda la cultura mexicana", afirma Casanova, "y por eso me encanta vivir en la ciudad de Oaxaca. Es una ciudad increíblemente festiva con profundas raíces en su pasado prehispánico."


Y en México no faltan ciudades que los expatriados puedan considerar su nuevo hogar. "México tiene todos los paisajes, todos los climas, toda la gastronomía y la cultura. Y lo mejor de todo, la calidez y el servicio de la gente, el buen humor constante, el ambiente de fiesta permanente vayas donde vayas. Todo", dijo Elizabeth Lemos, una uruguaya que vive en México desde 2022 y actúa como embajadora internacional (organizando encuentros locales para expatriados). "En México puedes encontrar tu lugar en el mundo".



ESPAÑA


Ciudades como Valencia y Málaga tienen más de 300 días de sol al año y una temperatura media de 18ºC.


España lleva desde 2014 entre los diez primeros países del índice de calidad de vida de la encuesta, gracias a su cultura y vida nocturna, sus oportunidades de ocio y tiempo libre y su clima moderado.



"Aunque el sur y el norte del país son muy diferentes, las temperaturas son en general suaves y agradables", afirma Patricia Palacios, cofundadora de España Guide. Es española, pero ha vivido y trabajado en Alemania, EE.UU y Argentina.


Palacios asegura que el clima es una de las principales ventajas de vivir en el país. "Por ejemplo, ciudades como Valencia y Málaga tienen más de 300 días de sol al año y una temperatura media de 18ºC".


Ella también aprecia las opciones gastronómicas que ofrece el clima mediterráneo, el paisaje y la arquitectura, influidos por tantas culturas a lo largo de los años.


El coste de la vida sigue siendo más bajo en España que en otros países europeos, lo que puede ser una bendición o una maldición dependiendo de tu estatus profesional, ya que los salarios locales tienden a ser más bajos.


"Definitivamente sería mejor si pudieras trabajar a distancia y obtener mayores ingresos en el extranjero para poder tener un mejor nivel de vida", aconseja Palacios. Y aunque el país cuenta con un alabado programa de visados para nómadas digitales, también afirma que ser trabajador independiente puede acarrear quebraderos de cabeza burocráticos y un "impuesto para autónomos" que se suma a los impuestos normales.



Según Palacios, los lugareños suelen ser relajados, amables y acogedores, sobre todo con los que intentan aprender el idioma. "Son muy pacientes con los extranjeros que tienen un conocimiento limitado del español, lo que puede ser muy importante cuando se empieza en un país nuevo", afirma.



Según la encuesta de Internations, 80% de los expatriados se siente como en casa en el país, lo que representa 8% más que la media mundial.


Dicho esto, recomienda a quienes se trasladen a España que tomen clases de español. "Sólo si hablas el idioma podrás sacar el máximo partido a tu nueva vida en España", afirma. "También es una forma de mostrar respeto y aprecio por la cultura local".



Panamá


Los expatriados califican a Panamá como uno de los cinco países donde es más fácil obtener un visado.


Este país centroamericano ocupa el tercer puesto del índice gracias a sus altas puntuaciones en las categorías de facilidad para encontrar alojamiento, facilidad para hacer amigos y cultura y bienvenida.



Al igual que España, el país ha adoptado un visado para nómadas digitales, con una de las tasas más bajas del mundo; de hecho, los expatriados califican el país como uno de los cinco en los que es más fácil obtener un visado.


El clima y las condiciones meteorológicas también contribuyen a la buena posición del país: ocupa el puesto 11 en este subíndice.



"Panamá tiene un clima increíble, según mis preferencias personales: 24-29°C todo el año, y una buena mezcla de lluvia y sol", afirma la expatriada estadounidense Sarah Bajc, propietaria del hotel local Camaroncito EcoResort & Beach.




El país también está geográficamente más cerca de Estados Unidos, lo que le facilita recibir llamadas y visitar a familiares y amigos después de 10 años viviendo en Asia.



Baréin



Manama es la ciudad más grande de Bahréin y su capital nacional.


Baréin, el único país de Oriente Medio entre los 10 primeros, ocupó el noveno puesto y fue el país que más mejoró en la lista de 2022 a 2023, subiendo 19 puestos.





Baréin también fue el país que más subió en el índice de finanzas personales, ya que casi la mitad de los expatriados entrevistados valoraron el coste de la vida de forma más favorable que en 2022 y declararon estar muy satisfechos con su situación financiera.


El país también obtuvo buenas puntuaciones en varios tipos de índices, ocupando el primer puesto en la categoría Expat Essentials, que incluye temas como la administración (como abrir una cuenta bancaria), la vivienda, el acceso digital y el idioma.



También es uno de los lugares más fáciles para obtener un visado y tratar con las autoridades locales, y 78% de los encuestados afirmó que es fácil vivir aquí sin hablar árabe.


Los residentes también aseguran que el aprecio por la vida en el país y sus ventajas crece con el tiempo.




"Durante las reuniones y eventos de expatriados, es inevitable que otros expatriados hablen con entusiasmo de lo hermoso que es el país y de lo bien acogidos que se sienten por amigos y colegas de Baréin", afirma la embajadora internacional Sharmila Vadi, originaria de la India y residente en Manama, la capital de Baréin, desde hace 23 años.


"Casi todo el mundo con el que hables coincidirá en lo cálidos y culturalmente acogedores que son el país y su gente".


Vadi menciona un entorno de trabajo acogedor, pero lo suficientemente competitivo como para fomentar el desarrollo profesional. "La brillante combinación de la mano de obra bien formada de Baréin, que trabaja codo con codo con expatriados cualificados, crea un entorno de trabajo muy estimulante que propicia el intercambio de conocimientos, lo que conduce a un fantástico crecimiento profesional para todos", asegura.


Señala que muchos expatriados han alcanzado el éxito profesional y han acabado quedándose más tiempo del previsto al inicio, incluso comprando propiedades.



Vadi también ha visto aumentar la oferta de ocio en los últimos años, sobre todo en los meses previos al Gran Premio de Baréin (la prueba de Fórmula 1 que se celebra en marzo), cuando tienen lugar conciertos de estrellas internacionales, exposiciones de arte y otras actividades creativas.




El Festival de Primavera de la Cultura, que se celebra cada año, reúne talentos y exposiciones de todo el mundo (como poesía turca y el Festival de Cine de Japón), al tiempo que pone de relieve la riqueza cultural y los lugares históricos del propio país.


"Siempre hay mucho que esperar en términos de entretenimiento, lo que nos permite disfrutar de un buen equilibrio entre trabajo y vida privada", dice Vadi. "Esto hace que a veces sea emocionante y a veces lo suficientemente tranquilo como para que vivir aquí sea una experiencia bastante agradable".



Malasia




Malasia tiene una sorprendente variedad de paisajes, culturas, ciudades y cocinas.


En el cuarto puesto del índice general, Malasia ascendió este año en el subíndice de calidad de vida, y los residentes situaron al país en el tercer puesto en cuanto a disponibilidad de oportunidades para viajar.



El país del Sudeste Asiático también obtuvo buenas puntuaciones en amabilidad local y finanzas personales.


Malasia, que comprende dos regiones (Malasia Peninsular y Malasia Oriental, en la isla de Borneo), es una base excelente para quienes deseen viajar con frecuencia.


"La posibilidad de llegar a todo el Sudeste Asiático en un vuelo de dos horas convierte al país en el centro de la región, permitiendo un fácil acceso a los mercados regionales", afirma Shawn Bhushan, residente y embajador internacional, que nació ahí pero también ha vivido en Singapur, Londres, Hong Kong y Miami.



Además disfruta explorando el propio país, cuya inmensidad "permite descubrir la gastronomía, viajar a ciudades antiguas, lugares patrimonio de la UNESCO, islas, historia, geografía y religiones".


Bhushan considera que el coste de la vida en Malasia es bastante manejable, y que los ingresos y los gastos generales son fáciles de equilibrar.



El inglés está muy extendido y la lengua local se escribe en alfabeto romanizado, lo que facilita su lectura a los angloparlantes [y a todos los que hablan algunos de los más de 60 idiomas que usan ese tipo de alfabeto, incluyendo el español].


Tras trabajar como profesora y vivir dos años en Malasia, Sarah Bajc añade que allí se respeta mucho la educación: "La cultura malaya valora la educación y mis alumnos (y sus padres) me trataban con mucho cariño y respeto", recuerda.





Bajc dice que ha hecho muchos amigos en la comunidad malaya tradicional, así como en las comunidades india y china, pero señala que hay una diferencia entre la amistad social y la aceptación genuina que los expatriados pueden encontrar difícil a largo plazo.




Dicho esto, los expatriados afirman que al principio es fácil relacionarse con la población local. "En muchos ambientes se respira un aire de tranquilidad social en el que se puede entablar una conversación y la gente responde con humildad y sinceridad", afirma Bhushan.




12 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page