top of page

Cómo es el “muro flotante” hecho de boyas con púas que Texas está instalando en el

Río Bravo para evitar el paso de migrantes de México a EE.UU.



El gobierno de Texas busca instalar boyas en el río Bravo.


Con casi un metro de diámetro y un revestimiento de púas, unas boyas esféricas son la última herramienta de la que echa mano el gobierno de Texas para evitar el cruce de migrante indocumentados en el río que separa a México de Estados Unidos.


“Hoy comienza la instalación de una nueva barrera marina”, anunció el viernes pasado el gobernador de Texas, Greg Abbott, como parte de su controvertida operación migratoria “Lone Star”, la cual incluye el traslado masivo de migrantes a ciudades “santuario” de otros estados.


El mandatario republicano compartió imágenes de maquinaria descargando las boyas en los márgenes del río Bravo (llamado Grande en EE.UU.), cerca de la ciudad de Eagle Pass.


El río cubre la mitad este de los más de 3.000 km de la frontera de Estados Unidos y México.



Las boyas fueron descargadas cerca de la ciudad de Eagle Pass, Texas, que colinda con Piedras Negras, México.


El plan de Abbott es instalar las boyas con púas en una extensión de unos 300 metros cerca de Eagle Pass, que colinda con la ciudad mexicana de Piedras Negras, un transitado paso de migrantes indocumentados hacia EE.UU.


“Estamos asegurando la frontera desde la frontera. Lo que estas boyas nos permitirán es impedir que la gente llegue siquiera a la frontera”, advirtió Abbott.



Las boyas están recubiertas por unas púas.

David Martin Davies, un periodista de la cadena de radio pública NPR, explicó el lunes desde el lugar que el plan es unir las boyas fronterizas y hacerlas flotar en medio del río.

Éstas se suman al alambre de púas que ya existe en la orilla texana del río, así como a unos contenedores de barcos de carga que fueron puestos descargados para hacer una barrera física, explica Davies.



Los migrantes se enfrentan a un riesgoso cruce por el río y la instalación de boyas podrían poner en riesgo sus vidas.


La instalación de las boyas ha generado protestas de organizaciones de defensa de los migrantes, que advierten que podrían causar muertes por ahogamiento.




“El estado de Texas no está autorizado para construir barreras fronterizas, lo cual es una función de Seguridad Nacional”, le dijo a NPR el politólogo de la Universidad Estatal de Colorado, Stephen Mumme.


Señaló, además, de que supone una violación a los tratados entre Estados Unidos y México.



El primer cargamento de boyas pretende crear una barrera de unos 300 metros.


A nivel local, Jessie Fuentes, el jefe de la compañía de alquiler de equipo deportivo Epi's Canoe and Kayak Team, que hace recorridos por el río cerca de Eagle Pass, anunció que demandará al gobernador por la obstrucción que pretende hacer del río.




"El gobernador y los demandados no tienen la autoridad legal bajo la ley de Texas o la ley federal para instalar esas boyas", dijo Carlos Flores, abogado de Fuentes.



Muchos migrantes aguardan en campamentos cerca del río a la espera de una oportunidad para cruzar al lado estadounidense.


Pero el gobernador dice que tiene derecho a actuar y espera ser apoyado por el máximo tribunal de Estados Unidos.




“Esto va a la Corte Suprema. Texas tiene el derecho constitucional de asegurar su frontera”, tuiteó en respuesta a la noticia de la demanda de Fuentes.




9 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page