Compañeras de trabajo descubren que son hermanas biológicas

Las compañeras de trabajo bromeaban diciendo que eran hermanas, hasta que una prueba de ADN lo confirmó

Unas compañeras de trabajo de New Haven, ciudad de Estados Unidos (EU), descubrieron que son hermanas biológicas tras una profunda amistad de ocho años. Las foto de las protagonistas de esta linda y surreal historia fue compartida por Cassandra Madison, una de ellas.

Resulta que en 2013 Julia Tinetti, de 32 años, y Cassandra, de 31, se conocieron en el restaurante del lugar donde actualmente laboran. El ser compañeras de trabajo hizo que rápidamente su relación comenzara a ser más cercana, convirtiéndola en una amistad que incluía bromas sobre ser hermanas. Y en una de esas coincidencias mágicas de la vida, luego una amistad de ocho años siendo compañeras de trabajo, descubrieron que en realidad son hermanas biológicas y que habían sido separadas al nacer. Lo que pasó fue que tras una larga plástica, supieron que ambas habían sido adoptadas.


"Somos hermanas; ¡la misma mamá, el mismo papá! Sólo dos chicas que trabajan juntas descubren que son hermanas. Te amo, gemela" Cassandra Madison.

Fue allí cuando a Cassandra le comenzó a rondar la idea en la cabeza de que no era normal que las dos hubieran nacido en República Dominicana y se parecieran tanto físicamente. Esos detalles habían hecho que se unieran a tal grado que en ocasiones vestían igual, pero hasta ese momento no se había planteado la posibilidad de que fueran hermanas y no sólo compañeras de trabajo.


Descubre que su mejor amiga de la oficina es en realidad su hermana biológica




Julia Tinetti y Cassandra Madison, dos compañeras de trabajo, descubrieron que son hermanas biológicas luego de ochos años de entrañable amistad en donde fueron cayendo en cuenta de su parecido físico, su país de origen y su adopción; coincidencias muy difícil de pasar por alto.

Motivadas por la intriga decidieron inspeccionar en los registros de adopción, pero allí decía que habían nacido en ciudades distintas, así que cuando la madre de Cassandra le obsequió un kit de ADN con el que podría conocer sus ancestros, la mujer le pidió a su amiga hacerse la prueba y después conversó con su padre biológico, al que logró conocer, confirmando sus sospechas.












6 vistas0 comentarios