top of page

El ciclón bomba se cobra casi 50 muertes en la Navidad más gélida de Estados Unidos en décadas

Se teme que con el recuento de víctimas la cifra aumente hoy tras una nueva noche de hielo y nieve




La peor tormenta de nieve y vientos de los últimos decenios se salda en Estados Unidos con medio centenar de muertos y el recuerdo de una Navidad en las que muchos no pudieron reunirse con los suyos para celebrar las fiestas.




El ciclón bomba, que aun ayer mantenía bajo cero los termómetros de todo el país, obligó a cancelar más de 16.600 vuelos desde el jueves, lo que significa que cientos de miles de personas vieron arruinadas sus vacaciones.





La situación tiende con todo a normalizarse, y el número de usuarios sin luz eléctrica ha bajado de 1,6 millones a menos de 200.000


Más de la mitad de las víctimas mortales de la también denominada ciclogénesis explosiva, bautizada en esta ocasión como tormenta Elliot, se registraron al noroeste del estado de Nueva York. Allí la cifra de fallecidos se elevó ayer a 27, de los cuales algunos aparecieron atrapados en sus vehículos mientras que a otros se los halló en plena calle o en sus casas.



Vecinos de Buffalo intentando abrir un paso hacia sus casas durante el Día de Navidad


La situación, con todo, empezó a mejorar ayer a medida que las temperaturas se recuperaban; en especial en el servicio eléctrico. El número de usuarios sin luz eléctrica por los apagones debidos a la tormenta había bajado ayer a menos de 200.000, desde los 1,6 millones del sábado.


El fin de semana, el operador de la red del Atlántico había pedido a sus 65 millones de consumidores que ahorraran energía y evitaran el uso de grandes electrodomésticos a fin de prevenir cortes mayores. Tal vez el esfuerzo valió la pena.



Hubo no obstante quien actuó a la contra, pues a los daños por el temporal se sumaron los causados por la mano del hombre. En el estado de Washington, uno de los más afectados, la policía investigaba ayer un ataque a cuatro subestaciones eléctricas que había dejado sin luz a más de 17.000 personas el día de Navidad. Fueron actos vandálicos a manos de “individuos no identificados” que en distintos momentos del domingo entraron en las subestaciones saltando las vallas para destrozar los equipos y en algunos casos incendiarlos. Hasta ayer no había ningún detenido.



“No es la Navidad que queríamos”, dijo en rueda de prensa Mark Poloncarz, supervisor del condado de Erie, quien temía que pronto se contaran más muertes en su jurisdicción. “Hay personas atrapadas en sus coches desde hace más de dos días y otras en casas con temperaturas bajo cero”, advirtió.


El viernes se impuso una prohibición de viajar en esta región, pero cientos de personas aún se encontraban varadas en sus vehículos. “Esta es una crisis importante”, reconoció la gobernadora del estado de Nueva York, Kathy Hochul, oriunda de Búfalo, quien desplegó la Guardia Nacional.


"Hemos registrado todas las tormentas de invierno importantes en los últimos sesenta años", dijo Hochul. "Pero esta es la peor", afirmó. La electricidad no se restablecerá por completo en Buffalo hasta el lunes, advirtió Poloncarz, y pidió a los residentes que no abandonen sus hogares ya que las carreteras siguen siendo intransitables.




El alcalde de Búfalo, Byron Brown, dijo a la emisora NPR que los servicios de emergencia de su ciudad habían ido “auto por auto” para realizar cientos de rescates de automovilistas varados en las carreteras locales y de los alrededores de esta urbe en el oeste del estado neoyorquino.


La región registró copiosas precipitaciones que, con hasta 1,20 metros de nieve, hicieron el tránsito completamente imposible. La gobernadora Kathy Hochul aseguró que casi todos los camiones de bomberos de la ciudad de Búfalo habían quedado atascados en medio de gigantescos ventisqueros.



Afectación aérea

Más de 1.760 vuelos fueron cancelados en las primeras horas de este lunes, con lo que el número de anulaciones supera las 15.600 desde el inicio de la tormenta, el pasado jueves. El pico de cancelaciones coincidió lógicamente con el de las temperaturas más bajas, con varios estados por debajo de los -20º y casi 6.000 vuelos desprogramados, lo que venía a superar el 20% del total en el país, siempre según datos de la web de seguimiento aéreo.



Las cancelaciones de vuelos se han sucedido en muchos aeropuertos estadounidenses, como en este de Detroit


En la mayoría de ciudades estadounidenses, como Denver o Chicago, se abrieron refugios para acomodar a las personas sin techo para permitirles calentarse y protegerlas del riesgo de hipotermia. En El Paso, Texas, migrantes desesperados de México se apiñaron en busca de calor en iglesias, escuelas y un centro cívico, entre otros lugares, aunque algunos optaron por permanecer afuera en temperaturas bajo cero porque temían llamar la atención de las autoridades de inmigración, agregó.





Algo menos de 200.000 usuarios estaban este lunes todavía sin electricidad, gran parte de ellos en los estados de Nueva York, Washington y Maine, según el rastreador poweroutage.us.





Una persona caminando por la nieve en Dia de Navidad en Ottawa, Canadá


La tormenta también afecta a Canadá, donde un accidente de autobús en una carretera congelada mató al menos a cuatro personas y varias decenas resultaron heridas en Columbia Británica, según las autoridades.




Todos los trenes de Toronto a Ottawa y Montreal fueron suspendidos el día de Navidad tras el descarrilamiento de un convoy, según el Servicio Ferroviario Canadiense.















2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page