top of page

Israel y Hamás intercambian prisioneros y rehenes durante la tregua de 4 días en Gaza


Los familiares de los desaparecidos en Tel Aviv esperan ansiosos noticias sobre sus seres queridos secuestrados por Hamás

Este lunes culmina la tregua entre Israel y Hamás que ha permitido la entrega de rehenes capturados por el grupo islamista palestino a cambio de la liberación de prisioneros palestinos y el ingreso de más ayuda humanitaria a la Franja de Gaza.


Hasta el momento, como parte de este acuerdo mediado por Qatar y de otras negociaciones diplomáticas, 58 rehenes han sido liberados y 117 palestinos han salido de las cárceles israelíes desde el viernes pasado.


Los términos del acuerdo entre Israel y Hamás indican que 50 mujeres y menores de edad capturados en la incursión terrestre del 7 de octubre, donde Hamás mató a 1.200 personas y secuestró a otros 240, serían intercambiados por 150 palestinos.


La respuesta de Israel ha provocado en Gaza unos 14.000 muertos. Hugo Bachega, corresponsal de la BBC en Jerusalén, informó que hay indicios de que esta tregua podría extenderse:


"Israel ofrece un día más de pausa en los combates en Gaza por cada 10 cautivos liberados, y Hamas dice que podría aceptar una extensión. Un funcionario palestino reveló a la BBC que entre 20 y 40 rehenes israelíes más podrían ser liberados, lo que posiblemente añadiría de dos a cuatro días más al alto el fuego temporal".

Hasta el momento, faltando aún un intercambio, 39 israelíes han sido liberados por 117 palestinos.

Hamás, a partir de otras negociaciones no comprendidas en este acuerdo con Israel, ha entregado también a 17 tailandeses, un filipino y un ciudadano ruso-israelí.

Antes de la tregua de este viernes, tres israelíes habían sido entregados por Hamas y uno había sido rescatado por Israel.


Los rehenes de Hamás

El primer intercambio tuvo lugar el viernes, cuando el grupo islamista que gobierna Gaza liberó a 24 rehenes, mientras Israel entregó a 39 prisioneros palestinos, 24 mujeres y 15 menores.

Ese día, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró que era "sólo el comienzo".

"No pararemos", afirmó el presidente estadounidense, hasta que todos los israelíes secuestrados hayan sido devueltos a sus hogares.

Un día después, el intercambio se postergó porque Hamás acusó a Israel de no cumplir todos los puntos del acuerdo, pero finalmente liberó a 17 secuestrados más e Israel excarceló a otros 39 palestinos.

El domingo el intercambio transcurrió sin incidentes.

Hamás, considerada como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, entrega a los secuestrados a la Cruz Roja, que los traslada en varios vehículos por la frontera sur de la Franja hasta Egipto.

Una vez allí, la Cruz Roja pone a los rehenes en custodia de las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI), que los somete a una evaluación médica inicial para después trasladarlos en helicóptero a hospitales en Israel, donde finalmente pueden reunirse con sus familias.

Los prisioneros palestinos

Entre viernes, sábado y domingo Israel envió de vuelta a territorio palestino a 117 prisioneros (39 cada día) condenados por diversos delitos, en su mayoría ataques violentos contra las fuerzas de seguridad israelíes.

El modus operandi de las operaciones consiste en entregarlos a las autoridades palestinas en el puesto de control fronterizo de Beitunia en Cisjordania, cerca de la ciudad de Ramala.

Los 117 prisioneros palestinos fueron elegidos de una lista compilada por las autoridades israelíes, compuesta de 300 mujeres y jóvenes, quienes han sido acusados de diversos delitos, desde arrojar piedras hasta intento de asesinato.

La gran mayoría de ellos se encuentran detenidos sin haber sido sometidos a un juicio y muchos de los que figuran en la lista son adolescentes varones: el 40% tiene menos de 18 años.


El acuerdo contempla que unos 150 prisioneros palestinos que están en cárceles israelíes salgan en libertad durante los 4 días de la tregua.

El alto el fuego entró en vigor este viernes después de un comienzo inestable, salpicado de sonidos esporádicos de explosiones.

Ambas partes informaron que la pausa sería temporal y que se extenderá por cuatro días.

La periodista de la BBC Anna Foster, quien se encuentra en el sur de Israel, señaló que el ejército israelí continuó su operación hasta que comenzó el alto el fuego, y parece que también hasta poco después de iniciado.


La ayuda a Gaza

Desde que comenzó la tregua, han entrado en Gaza al menos 340 camiones con suministros de ayuda.

Israel indicó que al menos ocho de ellos llevaron combustible el viernes en cumplimiento del acuerdo, que especifica la entrega de 130.000 litros diarios.


Este recoge que, cada uno de los cuatro días, entrarán en Gaza a través del cruce egipcio de Rafah 200 camiones que transportan ayuda como insumos médicos, agua y alimentos, cuatro camiones cisterna de combustible y cuatro camiones con gas para cocinar.

“Israel insistió durante muchos días en que el combustible no debía pasar a Gaza porque decían que ya había combustible que Hamás estaba acaparando y temían que si enviaban más combustible, los militantes lo tomarían y lo utilizarían como parte de sus operaciones contra Israel”, señala la periodista Anna Foster.

Sin embargo, la garantía estipulada en el acuerdo es que el combustible será llevado directamente a los lugares que lo necesiten, como hospitales, y no se permitirá que le llegue a Hamás.


El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que supervisa la aplicación del pacto, destacó que la operación también "incluirá la entrega de asistencia humanitaria adicional” a Gaza.

También expresó su intención de enviar suministros médicos a los hospitales de la franja como parte de la operación.

La mayoría de los hospitales, especialmente en el norte, han dejado de funcionar o están sobrepasados por la avalancha de pacientes.

Sin embargo, el proceso sigue siendo muy complejo: las agencias de asistencia de la ONU también están enviando suministros a Gaza, pero hoy expresaron dudas cuando se les preguntó si podrían entregarlos en el norte de la Franja.

Aunque el acuerdo de alto el fuego de cuatro días sugiere que todas las áreas deberían ser accesibles para las organizaciones que entregan ayuda, Israel exigió a los palestinos ahora desplazados en el sur que se queden allí.

Un llamado a no regresar

En un mensaje publicado en árabe en las redes sociales, el ejército israelí recordó a los palestinos que la pausa humanitaria es solo temporal y advirtió que la guerra no había terminado y que tenían prohibido desplazarse hacia el norte del territorio.

De acuerdo con Foster, las FDI han estado lanzando panfletos desde la mañana advirtiendo a los civiles dentro de Gaza que no se desplacen hacia el norte.

“Debido a esta calma inusual, sabemos que muchos de ellos van a aprovechar esa oportunidad, y ya lo han hecho, para iniciar el regreso a sus casas para tal vez recoger algunas posesiones y, en algunos casos, para comprobar si sus casas siguen en pie”.

Las FDI les han dicho que deben permanecer en la parte sur de la Franja de Gaza. Han reiterado que la parte norte sigue siendo una zona de guerra.

“La pausa está teniendo un efecto enorme en los civiles dentro de Gaza. Nos enteramos de que se llevarán a cabo las primeras oraciones públicas del viernes, desde que comenzó la guerra, en un estadio de fútbol abierto en Jan Yunis”.

Ismail Haniya, líder político de Hamás, dijo que el grupo está comprometido con la tregua con Israel y con el acuerdo de intercambio de rehenes, siempre y cuando "todas las partes" lo respeten .

Se reportó que Haniya, que reside en Qatar y dirige el buró político de Hamás, también señaló que las negociaciones eran "difíciles".



3 visualizaciones0 comentarios
bottom of page