MUJER OCULTA CONTAGIO DE COVID-19 A SU FAMILIA Y TODOS MUEREN POR LA ENFERMEDAD

Una familia entera murió de COVID-19 días después de que la madre se contagiara del virus y no avisara, pues aseguraba que sólo era una gripa.


Varios países de Latinoamérica están llegando a un punto donde combatir o controlar la pandemia de COVID-19 se ha vuelto casi imposible. Algo que podemos comprobar al ver las cifras de casos positivos y decesos que naciones como Brasil, México, Colombia, Argentina y más han reportado en estas primeras semanas del 2021.


Tal y como lo advertían los expertos hace unos meses, durante este 2o21 los contagios se dispararon gracias a las reuniones que se realizaron en Navidad, Año Nuevo, y otras fechas donde varias familias (además de las que lo hicieron a pesar de la pandemia) se reunieron. Algunas de ellas en donde lamentablemente desataron contagios entre sus integrantes.


Una familia entera falleció luego de contagiarse de COVID-19


Aunque muchas personas siguen sin dimensionar el riesgo que implica contagiarse de COVID-19, la trágica historia de una familia en Venezuela le ha dado la vuelta al mundo al ejemplificar las consecuencias mortales que puede tener el no cuidarse del coronavirus y hacer caso omiso a las recomendaciones.

Resulta que en el país sudamericano una mujer se contagió de coronavirus y le ocultó el resultado a su familia que al igual que ella fallecieron después de haber contraído la enfermedad, y quienes no pudieron superar la enfermedad a pesar de ser jóvenes y no encontrarse dentro del grupo de riesgo ante el virus del SARS-CoV-2.


La mujer y madre de familia contrajo el virus y nunca le dijo a su esposo e hijos


Medios locales informaron el caso de una madre de familia llamada Verónica, quien a mediados de diciembre del año pasado se realizó una prueba de COVID-19 que salió positiva. Contrario a lo que uno podría pensar, en lugar de alertar a sus familiares la mujer decidió ocultarles la noticia y les dijo que sólo tenía una gripe común.

Dos días después de Navidad, el 27 de diciembre, la mujer le confesó a su esposo que había contraído el coronavirus y le pidió que ya no asistiera a más reuniones por la misma razón. El problema es que el hombre recibió la noticia justo cuando se encontraba en una fiesta con otras 20 personas de las que no se sabe su condición de salud.


Todos fallecieron por complicaciones de la enfermedad


Al saber la noticia todos los integrantes de la familia de Verónica se realizaron pruebas de antígenos que dieron resultados negativos, por lo que decidieron sólo aislarse en casa. Al menos así fue hasta el pasado 14 de enero cuando la mujer fue hospitalizada por los síntomas graves del COVID-19, algo que orilló a la familia a realizarse pruebas PCR que en esa ocasión dieron positivo.

El esposo de Verónica fue internado un día después que ella ingresara al hospital y ambos fallecieron el 18 y 19 de enero respectivamente. Por su parte, los hijos de la pareja, una adolescente de 17 y dos mellizos de 4 años de edad, tuvieron el mismo final luego de días de lidiar con dolor de cabeza, fiebre, tos y neumonía avanzada que les arrebató la vida el 27 del mismo mes.