VIEJITOS DE MÁS DE 90 AÑOS SE HACEN NOVIOS Y SE CASAN


Ésta es una muestra de que para el amor no hay edad

Una de las cosas más hermosas que puede experimentar el ser humano es el amor. Y es que sin amor la vida, simplemente no tiene sentido.


Cabe señalar que una de las grandes preocupaciones de las personas hoy en día, es precisamente eso, quedarse sin amor, o perderse la oportunidad de encontrar a quien querer y cuidar.


La historia que te contaremos a continuación tiene que ver justo con lo anterior, y es que en las redes sociales se hizo viral la historia de dos ancianos que se enamoraron y se hicieron novios a los 90 años, y después se casaron.



Su hijo la acompañó al altar


Este cuento de hadas pertenece a Branca, de 96 años, y Marcelino, de 100, y es tan hermosa porque ellos demostraron que para el amor no hay edad.




Según relató la pareja al canal brasileño G1 Globo News, la relación comenzó aproximadamente hace dos años, cuando Marcelino fue a pasar una temporada en una casa de retiro, en Campinas, Brasil, lugar en donde Branca vive. En cuanto la vio, supo que era amor a primera vista.


Decidido, Marcelino supo que tenía que hacer algo para estar cerca de su crush, así que pidió una solicitud para ingresar permanentemente a la casa de retiro. La respuesta tardó en llegar aproximadamente un año, pero, finalmente, pudo concretarse.




Además, una cuidadora de la casa contó al medio lo mucho que la relación de Branca y Marcelino conmueve, pues desde el primer momento, ambos mantuvieron una amistad muy fuerte.

Ella sale de su cuarto y va al cuarto de él, a hablar con él, le da los buenos días, y lo besa. ¿Sabes? Siempre cuidándolo.


Su felicidad es para la eternidad


Por su parte, Branca se describe a sí misma como una mujer muy romántica. Además, menciona que no faltan motivos para enamorar a su novio con detalles, incluso decoró la habitación de Marcelino con peluches y muñecos de trapo.


Te recomendamos: Abuelita celebra su 70 aniversario usando el vestido de novia con el que se caso.

Cabe destacar que el día de la boda, ambos estaban conmovidos hasta las lágrimas, por el simple hecho de que compartirían, literalmente, el resto de sus vidas.


La novia fue acompañada por su hijo al altar, y como en toda película romántica, el novio la estaba esperando paciente y totalmente ilusionado.






7 visualizaciones0 comentarios